¿El fin del gin-tonic? Llega el vodka-tonic

vodkabar

Desde hace aproximadamente dos años, es curioso observar como la cantidad de marcas de vodka se va incrementando en las cartas de bebidas de las coctelerías más exclusivas de la ciudad. No es algo casual. Cuando ya creíamos tener dominado eso de combinar con arte la ginebra con la tónica y no parecer una ensalada (con el pepino, la fruta, los pétalos de flores y las esencias), aparece un nuevo rival a escena, el vodka-tonic. Aunque el despertar del gusto por este destilado ha sido algo lento en España, está claro que cada noche es más fácil encontrarse con personas que lo demandan, poniendo en riesgo el absoluto reinado del gin-tonic. No, no estamos hablando de que desaparezca, ni mucho menos, pero lo que sí es evidente es que ambos serán tendencia en el postureo coctelero. Al menos, durante estos años. Es momento de dejar atrás clasicismos como el Cosmopolitan y darle la bienvenida a nuevas experiencias y sensaciones gracias al vodka-tonic.

Y es que este tipo de alcohol cuenta con dos atractivos que no tiene la ginebra. El primero, su sabor neutro, lo que le permite crear combinaciones aromáticas y ‘saborizadas’. De hecho, es una de las bebidas con más versiones en el mercado, donde el consumidor puede encontrar ediciones de vainilla, mango, pera, melocotón, frutos rojos, pimienta o caramelo, entre otros.  El segundo, su olor, inexistente.

vodka_chup

Precisamente este último fue uno de los motivos por los que se popularizó en Europa. ¿El culpable? La marca Stolichnaya y el eslogan que lanzó a finales de la Segunda Guerra Mundial: “Sin gusto ni olor”. Esto hizo que muchos trabajadores se animasen a tomar un trago después del trabajo, ya que no se notaba que habían bebido.

Respecto a su elaboración, el vodka se produce a partir del almidón procedente del trigo, el centeno, la remolacha e incluso, la patata. Por norma general, las marcas comunes destilan la base hasta tres veces. Las marcas de gama alta llegan a hacerlo hasta diez veces. En la mayoría de casos la mezcla resultante es rebajada con agua, algo que no ocurre con la ginebra. De esta manera, el contenido de alcohol ronda entre el 35% y el 50% del volumen.

vodkatonic

Receta

Ahora vamos a conocer cómo prepararlo. Primero, se depositan los hielos en la copa, preferiblemente de balón, para no calentar la bebida con la temperatura de las manos. También puede servirse en vaso largo. Después, se vierte la tónica, ayudándonos con una cuchara de mango largo para que al depositarse no se rompa la burbuja. Por último, se añade una parte de vodka y se decora con un cuarto de lima. Para darle un toque diferente, puedes ir cambiando el cítrico hasta encontrar tu preferido (pomelo, naranja, limón, etc…) o probar con un vodka aromatizado.  

 ¿Os animais a pedir un vodka-tonic este fin de semana?

Puedes seguirnos también Facebook, Twitter y Pinterest.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s